De comercial a futuro delegado de ventas

El esfuerzo profesional siempre se premia. Por eso me siento tan orgulloso de mis amigos cuando triunfan, porque los he visto crecer profesionalmente a través del paso de los años. Este amigo del que vengo a hablar hoy aquí ha logrado un gran ascenso en su carrera, ha pasado de ser un comercial a aspirar al puesto de delegado de ventas. Y todo esto gracias a su sacrificio y a todos los cursos de ventas que pasó.

Porque si algo caracteriza a este amigo mío es su interés en la superación profesional. El otro día conversábamos sobre el tema y me decía que todos los años el pasaba al menos dos cursos de ventas. Muchas veces simplemente recapitulaba conocimientos, pero también se empapaba con las nuevas tendencias del márquetin, escuchaba a los profesores e intercambiaba con colegas sobre sus experiencias laborales.

A veces se nos olvida lo importante y nutritivo que es intercambiar con personas que ejercen nuestra misma profesión. De estos encuentros salen desde soluciones a simples problemas cotidianos hasta nuevas alianzas comerciales. Mi amigo está muy feliz con su ascenso, sobre todo porque sabe que se lo ganó con su esfuerzo y con su talento.