¿En un negocio, se debe dar información adicional?

Para garantizar el éxito irreversible de una estrategia comercial ¿En un negocio, se debe dar información adicional? ¿Se debe regalar a la contraparte elementos que puedan delatar grietas en nuestro sistema, en nuestra estructura financiera, que puedan sugerir al otro, tácticas más ventajosas que las ofrecidas por nosotros, que puedan delatar grietas en la versión definitiva del contrato?

La respuesta es NO. A la hora de proponer un negocio, la síntesis y la precisión deben ser las mayores virtudes. Como un mecanismo de relojería suiza, la propuesta y el contrato deben poseer las óptimas cantidades y proporciones de información, de datos y números que resulten los más beneficiosos posibles para ambas partes involucradas.

Es como el gramaje exacto de una solución química en perfecto equilibrio entre la infrasaturación y la sobresaturación. Es como un punto cero de tensión y aplomo en perfecta proporción. Un dato de sobra o un dato escamoteado puede desbalancear la nave y hacerla escorar.

Imaginemos un aeróstato, cuya estabilidad en la atmósfera depende del perfecto balance de sus contrapesos. Si son muy ligeros, puede ascender hasta capas muy elevadas y atentar contra la vida de su piloto. Si son muy pesados, pueden hacerlo precipitarse al suelo.