Secretos que inspiran

Secretos que inspiran son las complejidades del cada vez más apasionante Patinete eléctrico, una verdadera revolución futurista del transporte humano que imprime a la civilización un sello auténticamente anclado en el siglo XXI. Su estructura es básica, sencilla, confortable, maniobrable, simpática y duradera. Integrada como está por seis secciones principales: empezando por el motor eléctrico, que es el corazón, la verdadera esencia del equipo.

Existen modelos con motores brush (con escobillas) y brushless (sin escobillas), y estos segundos son cada vez son más consumidos por las ventajas cualitativas y de durabilidad. El otro componente imprescindible del patinete eléctrico es la batería, que a su vez resulta el corazón del motor. Hay disponibles baterías de ácido-plomo, más económicas y presentan una vida útil de 500 ciclos; y baterías de litio de iones que alcanzan los 1000 ciclos, con una mayor eficiencia a largo plazo. El controlador regula la potencia del motor. Los frenos son de disco o tambor. Las ruedas y la transmisión de correa o cadena completan el conjunto.

Existen tres grandes clases: patinete sin manillar, patinete con manillar y patinete con manillar y sillín. Algunos solo llegan a una velocidad máxima de 10 kilómetros por hora, y otros alcanzan los 60.